¬°Debemos hablar sobre la pobreza menstrual!

Seg√ļn datos reportados por la Organizaci√≥n de las Naciones Unidas (ONU), m√°s mil ochocientas millones de personas en el mundo est√°n en edad de menstruar. Para poder visualizar este n√ļmero con facilidad, bastar√≠a con decir que, el d√≠a de hoy, casi un mill√≥n de mujeres tiene la regla.

Lamentablemente -y a pesar de que las cifras son impactantes- la equidad menstrual no ha podido alcanzarse (al menos, no por ahora). ¬ŅQu√© significa esto? Que mientras lees este art√≠culo, miles de mujeres y ni√Īas no pueden llevar una vida normal, ya sea por la falta de productos de higiene o de educaci√≥n sobre el tema.

Como era de esperarse, esta situación tiene un alto coste emocional sobre las víctimas que, además de perder oportunidades laborales y educativas, deben lidiar con afecciones graves, como la depresión, el insomnio o la ansiedad.

En Loop, queremos ayudar a erradicar la pobreza menstrual de una vez por todas. Pero para ello, primero debemos poner el foco sobre del tema principal: qué es la pobreza menstrual y cómo afecta a los distintos grupos de mujeres del planeta.

cómo la pobreza menstrual afecta a miles de mujeres

Comencemos: ¬Ņqu√© es la pobreza menstrual?

Técnicamente -y de forma estricta- la pobreza menstrual no es más que la falta de acceso a productos de higiene sanitaria por problemas económicos. Sin embargo, este concepto ha evolucionado hasta incluir un par de causas más a la lista.

Varios estudios (la mayoría de ellos llevados a cabo por organismos internacionales como UNICEF, Amnistía Internacional y la UNFPA) han encontrado una relación entre la pobreza menstrual y factores que no dependen de las limitaciones financieras de la familia.

Hablamos de la falta de acceso al agua potable, a una infraestructura sanitaria adecuada o incluso a informaci√≥n veraz sobre la regla. En pocas palabras, all√° afuera hay mujeres, ni√Īas y adolescentes que no viven en las mismas condiciones que otras.

Esto, sin duda, afecta desde su capacidad de crecer y superarse personal y profesionalmente hasta su dieta diaria; llevándolas a buscar soluciones increíbles, como separarse de la sociedad cuando están menstruando, usar cartones como método de protección o dejar de asistir a la escuela.

Como ves, la pobreza menstrual no solo se refiere a no tener compresas, braguitas, tampones o copas menstruales, sino tambi√©n a la carencia de instalaciones sanitarias privadas e higi√©nicas, a los mitos y tab√ļes que giran en torno a la regla y hasta a la falta de informaci√≥n sobre el periodo (algo que conocemos como analfabetismo menstrual).

¬ŅSab√≠as que… la pobreza menstrual no solo afecta a los pa√≠ses en v√≠as de desarrollo, sino tambi√©n a las potencias mundiales? En Estados Unidos, 1 de cada 5 ni√Īas falta o deja la escuela por no tener productos de higiene menstrual y casi el 47 % de las mujeres pobres (aquellas con ingresos por debajo de la l√≠nea federal de la pobreza) ha tenido que escoger entre la comida de un d√≠a y la compra de compresas o tampones.

muchas mujeres escogen entre comida y productos de higiene

Le ponemos rostro a las víctimas de la pobreza menstrual

Hay quienes piensan que solo las mujeres, ni√Īas y adolescentes de pa√≠ses y territorios en guerra, con problemas pol√≠ticos o limitaciones financieras son v√≠ctimas de la pobreza menstrual, pero esto no es m√°s que un mito. Lo cierto es que, incluso la poblaci√≥n de naciones ricas, como Estados Unidos y el Reino Unido, se enfrenta a m√°s de un desaf√≠o relacionado con el tema.

Si bien la pobreza menstrual es compleja, trataremos de darle rostro a los principales segmentos que han sido golpeados por ella. A fin de cuentas, una imagen vale m√°s que mil palabras.

Dato importante. El 20 % de las mujeres de la Uni√≥n Europea no tiene suficiente dinero para comprar protecci√≥n sanitaria. En otros lugares, como Kenia, el caso es a√ļn m√°s dram√°tico. Un estudio de la UNFPA en √Āfrica demostr√≥ que varias adolescentes en edad escolar se han visto obligadas a tener sexo transaccional por un paquete de compresas sanitarias.

Mujeres privadas de libertad

Las mujeres condenadas o en espera de una condena no la tienen fácil en cuanto a la higiene menstrual se refiere. En las cárceles femeninas estatales y condales de Estados Unidos no se reparten tampones, compresas o bragas menstruales, como sí sucede en los centros de detención federales desde el 2017.

Como consecuencia, se delega la compra de productos de higiene femenina a los familiares de las presas, lo que ha dado pie al reciclaje compresas y tampones dentro de las cárceles. Esta práctica ha incrementado los casos de infecciones vaginales, llegando incluso al diagnóstico del síndrome del shock tóxico por usar papel higiénico como un tampón casero improvisado.

Mujeres sin hogar

Las ni√Īas y mujeres representan un grupo en aumento dentro del segmento de personas sin hogar, un dato preocupante. Adem√°s de tener problemas para llevar una alimentaci√≥n adecuada, este sector no tiene suficientes recursos financieros como para comprar productos sanitarios.

Incluso eliminando este factor de la ecuaci√≥n, las mujeres sin hogar se enfrentan a otros problemas, como encontrar un ba√Īo limpio con acceso a agua y jab√≥n para poder asearse de forma privada y segura.

Mujeres v√≠ctimas de mitos y tab√ļes

Desafortunadamente, la falta de ingresos no es el √ļnico culpable de la pobreza menstrual: hay culturas que perciben a la regla como “algo malo”, lo que impide que las ni√Īas, mujeres y adolescentes puedan formar parte activa de la sociedad o protegerse adecuadamente.

Samikshya Koirala, activista de Amnist√≠a Internacional en la Universidad de Katmand√ļ, declara que en Nepal (su pa√≠s natal) las ni√Īas con la regla son apartadas del sol y de los hombres. En la India, las mujeres que est√°n menstruando no pueden participar en las festividades religiosas y culturales (ni siquiera tienen permiso para entrar a la cocina).

Estos son tan solo algunos ejemplos de c√≥mo los tab√ļes afectan a las mujeres alrededor del mundo. Lamentablemente, quedan muchos mitos por ser derribados.

Mujeres con necesidades especiales

Las mujeres y ni√Īas con necesidades especiales, discapacidades o movilidad reducida sufren de manera desproporcionada por la pobreza menstrual.

A√ļn si sus familias tienen suficientes recursos financieros como para llevar una vida digna, se encuentran con que los centros comerciales, escuelas, universidades y otros puntos de encuentro social carecen de instalaciones ajustadas a sus necesidades.

Esta situaci√≥n tan alarmante se agrava a√ļn en pa√≠ses pobres o zonas afectadas por conflictos armados, como las guerras o el terrorismo.

Mujeres migrantes

La población migrante es un grupo de extrema vulnerabilidad. Veamos un caso para comprender el contexto: los venezolanos -una de las olas de desplazados más grandes del mundo- son víctimas de la pobreza menstrual tanto en su territorio como en los países receptores.

Al momento de escribir este art√≠culo, el salario m√≠nimo en Venezuela era de diez millones de bol√≠vares (2,64‚ā¨); un monto irrisorio si consideramos que un paquete de compresas menstruales de ocho unidades tiene un coste de 2,42‚ā¨, ¬°casi todo un mes de trabajo!

Si bien no hay estudios sobre el impacto de la pobreza menstrual en los refugiados venezolanos, no quedan dudas de que la viven en carne propia. A fin de cuentas, han pasado a engrosar las filas de la pobreza y pobreza extrema en los países de destino.

¬ŅSab√≠as que… 1 de cada 4 mujeres en Espa√Īa debe elegir entre comprar alimentos o productos de protecci√≥n menstrual?

Erradicación de la pobreza menstrual: ¡una meta para el 2030!

como erradicar la pobreza menstrual

En un mundo donde el 40 % de la población no tiene acceso a una infraestructura sanitaria con conexión a agua limpia, superar la pobreza menstrual puede ser todo un reto. No obstante, ya hay iniciativas en marcha para luchar contra el desconocimiento y la falta de artículos de higiene femenina. Y es que, eliminar a la pobreza menstrual del mapa es crucial para alcanzar 4 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU para el 2030.

Hablar abiertamente de la menstruación es esencial para ganar la guerra. Comprender que la regla es una función biológica normal no solo ayudará a bajar los índices de pobreza menstrual, sino que reducirá la falta de diagnóstico y tratamiento de ciertas enfermedades, como la endometriosis o el trastorno disfórico premenstrual.

La eliminaci√≥n de la “tasa rosa” de los productos de higiene femenina -un 10 % en Espa√Īa- es otro elemento que nos permitir√° combatir el problema. A esto habr√≠a que agregarle un par de pol√≠ticas que deber√≠an ser parte de la agenda p√ļblica, como el reparto gratuito de productos higi√©nicos y la construcci√≥n de instalaciones sanitarias apropiadas.

Encontrar alternativas al uso de compresas y tampones también puede marcar la diferencia. Las bragas menstruales, son -a la larga- más económicas que los artículos de protección tradicionales. Como son reutilizables, su popularización minimizaría la emisión de contaminantes coronándolas como una opción sostenible, cómoda y eficiente.

Todo esto en conjunto con otras prácticas positivas -como el activismo menstrual- nos ayudaría a deshacernos del secretismo y estigma social que envuelve a la menstruación; un estereotipo que -hasta ahora- no nos ha dejado avanzar hacia una sociedad más justa y equitativa.

Dolor en los pezones: las causas detr√°s de la mastalgia

¬ŅAlguna vez te has despertado con dolor en las mamas? ¬°No te alarmes! Recuerda que no todo dolor de tu cuerpo debe ser una se√Īal de alarma. En la mayor√≠a de los casos, tan solo se trata de un poco de sensibilidad o hinchaz√≥n.

De hecho, muchas -por no decir casi todas- de las causas detr√°s de los pezones dolorosos son completamente inofensivas y est√°n relacionadas con una serie de cambios naturales que ocurren en tu organismo durante etapas como la adolescencia, el ciclo menstrual o el embarazo.

¬ŅPuede ser un dolor molesto? S√≠. Pero -afortunadamente- no suele ser intenso (y tampoco dura mucho tiempo). Incluso hay un par de formas de encontrar alivio. ¬ŅNos acompa√Īas a explorar el tema?

Pero primero, ¬Ņqu√© son exactamente los pezones dolorosos?

El dolor en las mamas comprende un amplio abanico de síntomas -por así decirlo- desde una ligera sensibilidad al tacto hasta un dolor punzante. Este dolor puede ser localizado (dolor en los pezones) o generalizado (en todo el tejido).

En cuanto al nivel de dolor, depender√° de la causa y umbral de cada quien. Por lo general, suele ser moderado, pero algunas personas lo perciben como leve o intenso.

¬ŅSab√≠as que… no solo las mujeres pueden sentir dolor en las mamas? La mastalgia -que es el t√©rmino m√©dico correcto- tambi√©n aparece en las personas transg√©nero y en el cuerpo masculino.

¬ŅCu√°ndo aparece el dolor en las mamas?

Esto -nuevamente- depender√° de la causa. ¬ŅTraducci√≥n? No hay un d√≠a espec√≠fico en el calendario para que tus mamas se sientan m√°s hinchadas o sensibles de lo normal.

No obstante, podríamos dividir la aparición de los pezones dolorosos en tres períodos de tiempo diferentes:

  • Una semana antes de la llegada de la menstruaci√≥n. Como sospechas, aqu√≠ estar√≠amos ante uno de los s√≠ntomas del s√≠ndrome premenstrual. La mastalgia, en este caso, puede venir acompa√Īada de otras se√Īales, como cansancio, somnolencia, n√°useas, dolores de cabeza o cambios de humor repentinos.
  • En cualquier momento (relacionado con el dolor extramamario). Esto ocurre cuando un tejido que no pertenece a las mamas se inflama o est√° siendo afectado por algo. ¬ŅEjemplos? Un desgarro muscular en la zona del t√≥rax, una neuropat√≠a perif√©rica o la costocondritis.
  • Unos cuantos d√≠as al mes, generalmente, cuando viene la regla. En este caso, hablamos de un dolor de las mamas provocado por la ca√≠da de las hormonas del ciclo menstrual y la consecuente retenci√≥n de l√≠quidos asociada al periodo.

El embarazo y la lactancia también son algunas alternativas, en especial durante el primer trimestre de gestación o en pleno puerperio. En este caso, el dolor puede extenderse por más de un mes; esto por la serie de cambios que experimenta el cuerpo femenino durante esas etapas específicas de la vida.

¬ŅC√≥mo se siente el dolor en el tejido mamario?

Hasta aqu√≠, ya sabes que la mastalgia puede ser c√≠clica -seguir un patr√≥n regular, como en el s√≠ndrome premenstrual- o aislada, y que el nivel de dolor va de leve a moderado o intenso. Pero, ¬Ņqu√© es lo que se siente realmente cuando te duelen las mamas?

  • Hinchaz√≥n en los senos
  • Sensaci√≥n de pesadez en las mamas
  • Ardor leve (que suele activarse con el roce)
  • Dolor en los pezones, especialmente al tacto
  • Molestias durante el movimiento (incluso al caminar)
  • Formaci√≥n de bultitos en el tejido mamario externo o cerca de las axilas

Nota. Com√ļnmente, los dolores en las mamas no est√°n relacionados con una enfermedad grave. Simplemente es una muestra de los cambios hormonales que suceden dentro de tu cuerpo. No obstante, si tienes un dolor sordo o cr√≥nico que persiste e interfiere con tu vida diaria ¬°deber√≠as pedir una consulta con tu m√©dico de confianza! Es importante encontrar el origen para poder deshacerte del dolor o controlarlo.

Causas comunes y factores de riesgo de la mastalgia

El principal culpable del dolor en las mamas son las hormonas, especialmente si estamos hablando del síndrome premenstrual. Tanto en el ciclo como en las etapas clave del cuerpo femenino -el desarrollo, el embarazo, la perimenopausia y la menopausia- hay subidas y bajadas hormonales abruptas que generan hinchazón, pesadez o una respuesta exagerada ante el dolor.

Los desequilibrios hormonales, si bien son normales en escenarios como estos, incluso pueden provocar que las gl√°ndulas mamarias se inflamen creando peque√Īos quistes que desaparecen con la llegada de la regla.

Aunque no todas las mujeres sienten dolor en las mamas, hay algunos factores que podrían aumentar el riesgo de sufrir de mastalgia con frecuencia, como:

  • Algunos medicamentos. ¬ŅPor qu√©? Porque ciertos f√°rmacos -como las terapias hormonales o la p√≠ldora anticonceptiva- han sido relacionados con la aparici√≥n del dolor en las mamas o en los pezones. Los antidepresivos y antihipertensivos tambi√©n incluyen a la mastalgia dentro de su lista de efectos secundarios.
  • Cirug√≠a mamaria previa. ¬ŅPor qu√©? La cicatrizaci√≥n de las incisiones de una operaci√≥n en las mamas suele ser mucho m√°s r√°pida que la desaparici√≥n del dolor e hinchaz√≥n interna.
  • Mamas de tama√Īo grande. ¬ŅPor qu√©? Pues, las mujeres con senos voluptuosos suelen sufrir de dolor de mamas continuamente; esto por el peso y el efecto de la gravedad. El dolor, que puede incrementar su intensidad antes o durante la regla, suele estar presente todo el tiempo y viene acompa√Īado de otros, como dolor cervical, cefaleas y problemas de postura.
  • Falta de vitamina B12 y √°cido f√≥lico. ¬ŅPor qu√©? Porque la carencia de √°cidos grasos, com√ļn en la anemia y ciertos episodios hipotiroideos, adelgaza la capa protectora de los nervios: la mielina. Las mamas est√°n llenas de terminaciones nerviosas que, sin esta protecci√≥n, podr√≠an enviarle al cerebro una se√Īal errada de dolor, cambios t√©rmicos u hormigueo.

¬ŅCu√°ndo se produce dolor en las mamas? 5 escenarios posibles

Antes de despedirnos, nos gustaría explorar los escenarios más comunes del dolor en las mamas.

¬ŅSon los √ļnicos? No, de hecho, hay muchos m√°s, como una infecci√≥n en la piel (en especial si la temperatura de tus senos aumenta sin explicaci√≥n alguna) o una dermatitis por contacto. No obstante, te dejaremos una lista con los m√°s frecuentes:

Dolor en los pezones durante la lactancia

La lactancia materna es una época bonita, pero -en ocasiones- dolorosa. Durante el puerperio y las primeras semanas de la lactancia, el organismo ordena la subida de la leche materna, lo que provoca hinchazón y dolor generalizado en las mamas. A esto se le conoce como congestión primaria.

Luego -durante la lactancia en sí misma- la piel de los pezones comienza a mostrar signos de sequedad; esto por la fricción y la succión realizada por el bebé. Mantener la zona bien hidratada con una crema especial podría ayudarte con el dolor.

Consejo. ¬ŅNecesitas protecci√≥n menstrual y un buen nivel de absorci√≥n despu√©s del parto? √Čchale un vistazo a la nueva braguita Roma de Loop, dise√Īada para que las mam√°s puedan sentirse guapas, c√≥modas, protegidas y radiantes en todo momento.

Dolor en los pezones después de la ovulación

Es decir, mastalgia clásica. En este caso, estamos ante un dolor cíclico con un patrón que puede predecirse: aparece después de la ovulación y desaparece con la llegada de la regla.

El dolor de las mamas después de la ovulación -que ocurre justo a la mitad del ciclo menstrual, aproximadamente- está relacionado con el síndrome premenstrual, pero también podría asociarse al trastorno disfórico premenstrual, en especial si es muy intenso.

¬ŅC√≥mo aliviarlo? Generalmente, los f√°rmacos antiinflamatorios no esteroideos (AINES) recetados por tu m√©dico para los c√≥licos menstruales sirven tambi√©n para reducir la mastalgia.

Tomar la pastilla anticonceptiva bajo recomendación y vigilancia del ginecólogo puede ayudar a disminuir las molestias porque impide las variaciones abruptas de las hormonas.

¬ŅSab√≠as que… las n√°useas menstruales y otros signos del s√≠ndrome premenstrual son una se√Īal de que la regla est√° por venir? ¬°Prot√©gete y si√©ntete estupendamente con la tanga Paris de Loop, una braguita menstrual perfecta para los d√≠as previos al periodo.

Dolor en los pezones durante el embarazo

Aunque las náuseas y la falta de la menstruación son los signos característicos de un embarazo, hay otros (como el dolor de las mamas). La mastalgia asociada con el embarazo -que es más bien una especie de sensibilidad- suele aparecer justo después de la fertilización y comienza a reducirse después de la semana 12 de gestación.

¬ŅPor qu√© duelen las mamas o pezones durante el embarazo? Por una subida en los niveles de progesterona, algo normal durante el primer trimestre.

La mejor forma de calmar el dolor es comprando un sujetador cómodo y con buen soporte. Y recuerda, ¡ten paciencia! Esta molestia desaparecerá con el tiempo.

Dolor en los pezones antes de la menopausia

Justo antes de la llegada de la menopausia -en la perimenopausia- el dolor en los senos se convierte en algo com√ļn. ¬ŅPor qu√©? Pues, porque los niveles de estr√≥geno caen de forma repentina.

Afortunadamente, la sensibilidad y el dolor desaparece cuando la menopausia toca la puerta. Mientras tanto, puedes reducir la hinchazón limitando tu consumo de sal, hidratándote apropiadamente y alejándote de la cafeína.

Dolor en los pezones después de las relaciones sexuales

Durante las relaciones sexuales, las mamas se hinchan ligeramente. A esto habr√≠a que a√Īadirle la fricci√≥n corporal, el rebote de los senos y el aumento del tacto en la zona. La combinaci√≥n de estos elementos puede causar dolor en los pezones o mamas, pero -afortunadamente- es leve y temporal. ¬ŅC√≥mo aliviarlo? ¬°D√°ndole tiempo! En 1-2 d√≠as, desaparecer√° por completo.

Descubre la selección de bragas menstruales Herloop:

¬ŅPuedo ba√Īarme con la regla de forma c√≥moda, segura y con estilo? ¬°Claro que s√≠!

Con el verano a la vuelta de la esquina, es casi imposible dejar de pensar en las vacaciones, ¬Ņcierto? Y es que, tras un a√Īo ca√≥tico, pand√©mico y lleno de estr√©s laboral, cualquiera necesitar√≠a tiempo libre para disfrutar del mar, la arena y el buen clima.

¬ŅTe preocupa que la menstruaci√≥n llegue en el peor momento? ¬°Rel√°jate! Ba√Īarse con la regla no es una misi√≥n imposible y -afortunadamente- no afectar√° ni tus vacaciones ni tu autoestima. Puedes sumergirte sin miedos (y sin que nada te detenga).

Maillots de bain menstruels 1 pièce

Derribando algunos mitos sobre nadar con la menstruación

Ya sabes que en Loop nos encanta derribar los mitos que giran en torno a la regla (de hecho, hemos venido haci√©ndolo uno a uno) y, aunque te sorprenda, hay un par de ellos relacionados con nadar mientras se tiene la menstruaci√≥n.

Por eso, vamos a hacer una pausa en nuestro especial de verano para responder las preguntas frecuentes de nuestra comunidad. Una vez que todas las piezas est√©n en el tablero, ¬°seguiremos con el resto!

¬ŅPuedo nadar con la menstruaci√≥n sin problemas?

¬°Claro que s√≠! Al menos, siempre que quieras hacerlo. De hecho, la actividad f√≠sica es estupenda para aliviar los calambres menstruales, la hinchaz√≥n y parte de las molestias asociadas al s√≠ndrome premenstrual.

Incluso si no te sientes como pez en el agua y prefieres tumbarte sobre un hinchable para recargarte con los rayos del sol, te caer√° como anillo al dedo: mientras menos estr√©s tengas acumulado, menor ser√° tu respuesta ante el dolor y viceversa.

Pero, ¬Ņno es antihigi√©nico ba√Īarse con la regla?

¬°Para nada! Eso no es m√°s que un mito. La menstruaci√≥n, adem√°s de ser un proceso natural del que no debes avergonzarte, se puede controlar con ayuda de la protecci√≥n higi√©nica adecuada. ¬ŅTraducci√≥n? Si el manchado es lo que m√°s te preocupa, ¬°no deber√≠a!

En un par de p√°rrafos, encontrar√°s una soluci√≥n eficiente, c√≥moda y a la moda para que no tengas que limitar tu vida bajo el mar.

¬ŅSab√≠as que… un estudio arroj√≥ que m√°s del 60 % de las espa√Īolas evitan ir a la playa o a la piscina durante la regla? Este n√ļmero sol√≠a ser mayor, pero la aparici√≥n de nuevos -y m√°s eficientes- m√©todos de protecci√≥n e higiene menstrual ha hecho que el 40 % restante cambie de opini√≥n. ¬°T√ļ puedes ser una de ellas!

¬ŅEs cierto que ba√Īarse con la regla corta el sangrado menstrual?

No. Nuevamente, estamos ante un mito. Lo que sucede con la regla mientras te ba√Īas en el mar o la piscina es que cuando nuestro cuerpo est√° en el agua fr√≠a los m√ļsculos p√©lvicos y vaginales tienden a contraerse, lo que disminuye el flujo.

No obstante, despu√©s de salir del mar o la piscina, tu periodo volver√° a la normalidad. Poco a poco el cuerpo ir√° recuperando la velocidad de expulsi√≥n del flujo menstrual.

¬ŅEl cloro o la sal del agua puede da√Īarme durante la menstruaci√≥n?

No. Las f√≥rmulas qu√≠micas de las piscinas de interior y exterior -bromo o cloro, dependiendo del caso- han sido dise√Īadas para mantener las bacterias y otros microbios a raya sin perjudicar a quienes se sumergen en el agua. En otras palabras, ¬°no hay un lugar m√°s higi√©nico y seguro para nadar que este!

En cuanto al mar, ¬°no te preocupes! Si bien no tiene hal√≥genos de purificaci√≥n y limpieza, es perfectamente seguro y no supondr√° un riesgo para tu salud.

Si el agua est√° fr√≠a, ¬Ņpueden empeorar mis calambres menstruales?

No hay una respuesta definitiva para esta pregunta. En principio, no deber√≠a. Pero s√≠ que es cierto que hay una relaci√≥n entre el fr√≠o excesivo y el dolor menstrual.

Ahora bien, ¬°no dejes que esto te desanime! Muchas piscinas del mundo moderno cuentan con climatizaci√≥n. Adem√°s, en verano es dif√≠cil que las masas de agua alcancen una temperatura insoportable.

Por otro lado, recuerda que moverte y relajarte tiene el efecto contrario: en vez de sentir dolor, ¬°disfrutar√°s un mont√≥n!

¡Sumérgete en el agua con la regla sin preocuparte por el manchado!

Si te preguntas c√≥mo ir y disfrutar al m√°ximo de la playa o a piscina con la regla, ¬°llegaste al lugar apropiado! Con los accesorios adecuados, podr√°s saltar y nadar bajo el agua sin tener que preocuparte por un posible manchado.

¬ŅC√≥mo ba√Īarse en la piscina con la regla sin tamp√≥n ni compresas?

fonctionnement du maillot de bain de règles

En su √©poca, los tampones fueron un producto revolucionario. Una de sus tantas ventajas era que las mujeres, ni√Īas y adolescentes pod√≠an ba√Īarse en el mar o la piscina con la menstruaci√≥n. Sin embargo, tener que cambiarlo cada 4 horas para evitar infecciones o un shock t√≥xico desanimaba a muchas personas, alej√°ndolas del agua.

Si no te gusta usar el tamp√≥n mientras est√°s nadando, ¬°no eres la √ļnica! Afortunadamente, hay opciones m√°s c√≥modas y eficientes. No, no hablamos de compresas menstruales. De hecho, moverse mucho bajo el agua con una compresa puede ser complicado. Recuerda que se hinchan al entrar en contacto con los l√≠quidos y, siendo el agua uno de ellos, tendr√≠as que estarte cambiando a cada momento. (Adem√°s, pueden ser bastante inc√≥modas y hasta irritar la zona √≠ntima)

Entonces, ¬Ņa qu√© nos referimos? ¬°A los trajes de ba√Īo menstruales! En Herloop, hemos dise√Īado ba√Īadores y bikinis perfectos para disfrutar del mar o la piscina y protegerte del manchado, ¬°todo al mismo tiempo!

Descubre los trajes de ba√Īo menstruales Herloop :

Adem√°s de contar con la capacidad de absorci√≥n perfecta para esos d√≠as, tiene un corte con mucho estilo que har√° que nadar, saltar o simplemente estar en el agua sea tan f√°cil como respirar. ¬ŅConclusi√≥n? ¬°Te ver√°s y sentir√°s estupenda!

¬ŅC√≥mo ba√Īarse en el mar con la regla sin los m√©todos de protecci√≥n tradicionales?

¬°De la misma forma! El bikini menstrual Miami y nuestros ba√Īadores Tampa y Pensacola tambi√©n son aptos para el agua salada. Pueden absorber el equivalente de 1 a 2 tampones y conviene para flujos ligeros a moderados.

Cualquier modelo que elijas, te permitir√° nadar con la regla sin tener que temerle a las fugas, manchas o incomodidades (y, por supuesto, sin renunciar a tu estilo).

¬ŅDebo cambiar mi bikini o ba√Īador menstrual Loop con frecuencia?

Claro que no. Cada pieza del cat√°logo de verano ha sido creada por dise√Īadores que comprenden tus miedos e inquietudes a la perfecci√≥n. Nuestros ba√Īadores menstruales te ofrecen hasta 12 horas de protecci√≥n, ¬°toda una vida bajo el sol sin preocupaciones!