¿Cómo preparar tu cuerpo para la llegada de un bebé?

La llegada de un bebé, puede tomar por sorpresa a nuestros cuerpos, lo cual puede conllevar a tener insuficiencias de vitaminas, si no hemos tomado la delantera en el marco nutricional. Porque ¡sí!, un equilibrio para concebir y mantener al bebé en nuestros vientres, requiere de un trabajo arduo por parte de la fabricación de nutrientes de nuestro cuerpo. También existen algunos factores que ayudan a mejorar tu higiene de vida, ya sea antes, durante o después del embarazo. 

Con la colaboración del equipo de Sana expert (empresa especializada en el desarrollo, fabricación y distribución de suplementos dietéticos y alimentos dietéticos en Europa), hemos decidido crear un artículo con una serie de recomendaciones para implementar el bienestar nutricional, físico y emocional, desde el momento en el que se toma la desición de concebir hasta el postparto.

Así que, tú que estás deseando quedar embarazada próximamente, a tí, que necesitas un empujoncito nutricional durante el embarazo o incluso tu querida madre, que te encuentras amamantando, toma nota que hoy te damos algunas recomendaciones para tener a regla la nutrición durante estos preciosos momentos de la maternidad ❤️

Antes de la gestación

Aquí estás, tomando la decisión de traer un hermoso ser al mundo. Pero además de la gestación, debes saber, que es indispensable preparar tu cuerpo, ya que este necesitará las fuerzas para nutrirte a ti y a tu futuro bebé. Entonces ¿por qué esperar a la fecundación si podemos tomar las riendas de tu cuerpo desde antes de concebir? Los hábitos cotidianos y la higiene de vida juegan un rol muy importante para preparar el terreno.

Para ayudarte, te damos algunos consejos para hacerlo:

  • Acude a tu ginecólogo/a de confianza, para comentarle tu proyecto y que puedan emprender los exámenes que quizá pueden ayudarte para saber si todo está en orden.

  • Ejercitar el perineo. De hecho es algo que deberíamos hacer desde muy jóvenes y no solo durante el post parto. Un buen entrenamiento del suelo pélvico puede ayudarte en el parto, pero también a mejorar el control de la vejiga durante toda tu vida.

  • Tener un seguimiento del ciclo menstrual para prestar atención a los días de ovulación, las secreciones vaginales y la temperatura corporal basal.

  • La nutrición es una base fundamental antes, durante y después del embarazo. Aquí te indicamos nuestro consejo nutricional:

Cubrir las necesidades de vitaminas y otros micronutrientes como hierro, zinc, selenio, magnesio y yodo, vitamina D, calcio, magnesio y cobre. Para ello, existe un producto increíble que te recomendamos tomar incluso hasta la semana 12 de embarazo: Natalis Pre (son cápsulas que no se mastican). que encuentras en la web de Sana Expert.

👉 Se recomienda tomar 1 cápsula diaria con un vaso de agua después de una comida y hacerlo regularmente por un período de al menos 2 a 3 meses.

PD. Cuidar de tu bienestar físico es tan importante como cuidar de tu bienestar emocional. Es primordial que tomes con calma el tiempo que la fecundación pueda tomar y si es necesario, puedes contar con un apoyo psicológico por parte de un profesional.

Embarazo

Durante estos maravillosos meses, los cuidados y precauciones aumentan, pero también cambian, tanto en el marco nutricional como con las actividades físicas y la salud mental.

Si bien es cierto que existen seguimientos regulares del bebé y exámenes de sangre para estar segura de que todo está bien hasta el día del parto, es normal cuestionarse sobre algunos detalles para mantenerse saludable durante los 9 meses del embarazo.

A continuación, te damos algunos consejos que te ayudarán a estar mucho más tranquila:

  • Beber mucho líquido, en especial agua. Esto te ayudará a evitar la deshidratación y el estreñimiento (además de ser la recomendación por excelencia estés o no en embarazo).

  • Si tienes gatitos en casa, debes saber que es mejor evitar limpiar su excremento durante el embarazo, para evitar la toxoplasmosis.

  • Una nutrición adaptada para dos con todos los suplementos necesarios, mantendrán tu cuerpo en equilibrio. 

👉 Nuestra recomendación primordial es Natalis, un suplemento 100% natural para tomar desde la semana 13 del embarazo hasta el nacimiento. Contiene ácido fólico, magnesio, zinc y selenio, para contribuir al crecimiento del tejido materno y la formación normal de la sangre, pero también para garantizar una suplementación completa de la madre y el niño.

  • 2 horas y media de ejercicio por semana, es el mínimo recomendado por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. 

👉 Se deben priorizar las actividades de bajo impacto e intensidad moderada (caminar, nadar, yoga y/o pilates). Sin embargo, es importante consultar con el o la médico que hace el seguimiento de tu embarazo, qué tipo de actividad física se adapta mejor a tí.

  • Elimina el consumo de café. Si hace parte de tus costumbres cotidianas, puedes comenzar reduciendo gradualmente  el consumo de éste, hasta dejar de tomarlo por completo.

  • Existen ciertos alimentos que deben dejar de consumirse durante el embarazo, aquí te damos algunos ejemplos:

👉 Leche no pasteurizada

👉 Quesos cremosos no pasteurizado (Feta, brie, queso azul, etc.) 

👉 Alimentos que contengan huevos crudos (tiramisú, huevos duros, mayonesa hecha en casa, pasta a la carbonara, etc.)

👉 Carne y pescados crudos o poco cocidos (carne término medio, sellada o roja, sushi, ceviche con pescado fresco, etc.)

👉 Embutidos.

  • Lavar las verduras con toda la precaución necesaria. Es importante verificar que las verduras queden completamente limpias, en especial si las vas a consumir crudas, en una ensalada por ejemplo.

  • Privilegia el consumo de alimentos ricos en hierro para evitar el riesgo de anemia (carnes rojas bien cocidas, espinacas, etc.).

  • En cuanto a las frutas, la naranja, el limón, la papaya, el melón, la manzana y las mandarinas, son ricas en vitamina C y te permitirán absorber mejor el hierro.

  • Intenta no pasar muchas horas en la misma postura. Si debes pasar mucho tiempo de pie, te recomendamos utilizar medias de compresión.

  • Cuando tengas tiempo de tumbarte, intenta mantener los pies elevados para ayudar a la circulación.

  • Como dicen por ahí “Que el embarazo no te cueste un diente”. Es cierto que existe una creencia que dice que cada embarazo te cuesta un diente y que esto ocurre porque el bebé está robando el calcio de la madre, por otro lado hay quienes sostienen que está prohibido ir al odontólogo durante esta etapa.

Pero queremos decirte que los embarazos no deben “costarte los dientes”. Si es posible acudir al odontólogo durante el embarazo y sobre todo porque la movilidad dentaria durante este es real. No se produce a causa de una apropiación de calcio por parte del bebé, pero si está relacionada con la gingivitis del embarazo.

👉Es importante llevar una dieta equilibrada en la cual estén presentes dos a tres porciones de lácteos diarias.

  • Para la gestión de la retención de líquidos, puedes acudir a un especialista en un centro homologado, que te pueda realizar masajes o un drenaje linfático especializado para mujeres embarazadas.

  • Debido a los cambios hormonales, tu piel puede cambiar y volverse mucho más sensible. Si tienes rituales de limpieza facial y/o mascarillas, una vez embarazada, puedes utilizar los productos inicialmente en una zona muy pequeña de tu piel, para asegurarte que no te produce ningún tipo de alergia o irritación.

  • Por si aún no estabas al tanto, no es recomendable realizarse piercings o tatuajes durante el embarazo, ya que podrían provocarte una infección.

  • Escucha con atención las recomendaciones nutricionales de tu ginecólogo/a o matrona, se debe intentar aumentar de peso progresivamente pero sin sobrepasar ciertos límites, que serán establecidos durante todo el proceso. El sobrepeso durante el embarazo puede favorecer la retención de líquidos, los edemas, dolor en las articulaciones, entre otros problemas.

Lactancia y postparto

¡Enhorabuena! Tu bebé se encuentra ya en tus brazos y esto implica muchísimos cambios y aprendizaje de cosas nuevas, pero también mucha atención con tu cuerpo. 

Ya sea que hayas tomado la decisión de lactar o no, en esta etapa, no hay que poner de lado tu bienestar. Es cierto que lactar implica atenciones diferentes, pero esto no quiere decir que tu cuerpo no necesite tanta atención como tu bebé, para que tu te sientas tan bien como lo mereces.

Vamos a darte algunos consejos que pueden aplicarse a todas las que se encuentran en esta etapa del postparto y terminaremos con algunos tips que intervienen únicamente en la lactancia:

  • Prepárate para la llegada de los loquios (Sangre, Leucocitos, Mucosas uterinas, Restos de la placenta, Desprendimiento normal del tejido uterino), utiliza soluciones sanas y que eviten la irritación en tu zona íntima. La opción ideal es un pack de bragas para el postparto Herloop, que han sido diseñadas para absorber el flujo muy abundante.
  • Tal vez no lo sepas, pero después del parto, debes prepararte a tener algunos días con contracciones esporádicas. No dudes en consultarlo con tu matrona o ginecólogo/a, para que te indiquen cómo puedes tener el control de ello y que, tal vez, no sea tan doloroso.

  • A partir de las 6 u 8 semanas después del parto, puedes preguntarle a tu matrona o ginecólogo/a, si es conveniente comenzar ejercicios para ejercitar tu suelo pélvico. Es importante hacerlo para aumentar el tono muscular y la fuerza de éste.

  • Contacta a un/a psicólogo/a si sientes que estás padeciendo de babyblues o depresión postparto, esta sensación ocurre más de lo que te imaginas. El cambio hormonal que está viviendo tu cerebro y la cantidad de cambios en tu vida, se pueden transformar en irritabilidad, tristeza, depresión y/o ansiedad, sin olvidar la impresión de ser incapaz de cuidar de tu bebé.

  • Si has tenido un parto por cesárea, es importante que la herida permanezca siempre seca y que no hagas mucha fuerza (no deberías levantar un peso más elevado que el de tu bebé).

  • Con respecto a los partos 

  • Si tienes una herida por episiotomía, es primordial ser muy cautelosa con la limpieza después de haber defecado.

  • En cuanto a retomar las relaciones sexuales, se habla de un mínimo de 40 días, momento en el que el cuello del útero ya se ha cerrado.Sin embargo,  volver a tener relaciones sexuales después del parto depende de tu sensaciones y de cuando, tanto tú como tu pareja estén de acuerdo para retomarlo.

  • Si llegaras a sentir lo siguiente, consulta con urgencia a tu ginecólogo/a o matrona:

👉 Sangrado y/o secreciones con mal olor

👉 Fiebre

👉 Dolor de cabeza

👉 Dolor abdominal que no disminuye, incluso después de haber tomado los analgésicos que te han recetado.

👉 Ver puntos luminosos o “estrellas”

  • Si estás amamantando, los expertos recomiendan que comas cada vez que tienes hambre, pero sobre todo no dejar la comida de lado a causa del cansancio.

  • Recuerda que lo que tu consumes, tendrá repercusiones en la leche materna. Fumar y/o beber alcohol no se recomiendan durante el periodo de lactancia.

  • Amamantar, necesita de compensaciones vitamínicas, para ayudarte con ello, existe un producto que se llama Natalis Lact, que encuentras en la web de SanaExpert.

👉 Este suplemento natural contiene ácido fólico que ayuda a la división celular y contribuye a la formación normal de la sangre. También contiene vitaminas, minerales y oligoelementos esenciales como el hierro, el yodo y el magnesio.

Partager :

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ça peut t’intéresser

Related Posts