¿Es normal tener coágulos en la regla? | Loop

Aprovecha del -10% en la cajita stardust

Aprovecha del -10% en la cajita stardust

Vamos >

¿Menstruación con coágulos? Más normal de lo que piensas

La menstruación es una constante en la vida de la mujer desde la pubertad. Sin embargo, puede que coincidas con nosotras en algo: aunque hayamos visto el flujo menstrual un millón de veces, nunca deja de sorprendernos. Unos días, la menstruación tiene una apariencia más líquida y de un rojo brillante. Otros, una tonalidad un poco más oscura con masitas de sangre.

¿Deberías preocuparte si ves coágulos en la regla? ¡Para nada! Es parte de la mismísima naturaleza.

¿Qué son los coágulos de la regla?

Los coágulos que ves en tu protección menstrual durante la menstruación son exactamente lo que crees: sangre coagulada. Estas diminutas masas de sangre están compuestas de un flujo más espeso de lo normal. Pueden ser elásticas, gelatinosas o un poco más líquidas y son perfectamente normales durante el periodo.

¿Por qué aparecen coágulos en la menstruación?

Por lo general, tener un periodo con coágulos no es una señal de alarma. Si bien los expertos necesitan profundizar un poco más en el tema -faltan más estudios- hay varias razones (todas lógicas) para que aparezcan:

#1 La sangre está diseñada para coagularse

La sangre que circula en tu cuerpo puede coagularse y tenemos el ejemplo perfecto para demostrártelo. Cuando te cortas un dedo, las células sanguíneas comienzan a juntarse para cerrar la herida y promover la cicatrización. ¿Por qué ocurre esto? Porque la sangre contiene, entre otras cosas, plaquetas y una serie de proteínas sanguíneas conocidas como factor de coagulación. Como ves, ¡estamos hablando de biología pura!

Ahora bien, durante la menstruación el cuerpo produce una mayor cantidad de anticoagulantes para que la regla pueda ser expulsada sin inconvenientes. Entonces, ¿por qué hay coágulos en el periodo? Pues, porque, en ocasiones, los agentes anticoagulantes no tienen el tiempo suficiente para actuar.

#2 La sangre también se coagula cuando hay poco movimiento

Cuando la sangre circula más lento de lo normal, puede formarse un coágulo. ¿Este principio puede aplicarse a la menstruación? ¡Por supuesto! Ante una regla abundante, el flujo menstrual tardará mucho más en salir, lo que provoca la formación de coágulos de sangre.

Consejo de Loop. Prepárate para las reglas abundantes con la protección adecuada. Nuestra braguita menstrual Oslo te dará el nivel de absorción de tres tampones sin recambios, incomodidades o fugas molestas. ¡Ponte guapa y protégete en esos días con una braguita tan guapa como tú!

#3 El flujo menstrual es mucho más que sangre

El flujo menstrual incluye, además de sangre, parte de las menstruaciones pasadas, flujo vaginal, el óvulo no fecundado y los restos del revestimiento endometrial. Por tanto, no sería absurdo afirmar que contiene una gran cantidad de tejidos. La presencia de estos tejidos provoca una coagulación que es perfectamente normal.

#4 Algunos escenarios promueven la coagulación

Cuando dormimos, las proteínas responsables de la coagulación se activan. Es por ello que quizás al despertar notes que tu flujo menstrual tiene más coágulos que en el transcurso del día. Hay otros escenarios que podrían favorecer la coagulación, como la anemia o el hipotiroidismo. Afecciones como estás impiden o desequilibran la absorción de vitaminas y minerales.

La falta de hierro, vitamina B y ácido fólico causa un desbalance en los componentes sanguíneos, haciendo que haya menos glóbulos rojos y más plaquetas. Al haber más plaquetas, también habrá más proteínas de factor de coagulación. ¿Conclusión? ¡Puede que veas más coágulos en tu flujo menstrual!

#5 La combinación con el moco cervical forma coágulos

Al contener sangre, el flujo menstrual cuenta con una cantidad importante de glóbulos rojos. Cuando estas partículas se unen al moco cervical -que es un fluido bastante elástico- se tienden a formar coágulos. A veces se ven, a veces te deshaces de ellos al orinar. Pero, de seguro, están -o estuvieron- ahí.

Entonces, ¿es normal tener coágulos en la regla?

Sí. Siempre que tengan un tamaño y volumen aceptable -ya hablaremos de esto- es normal ver coágulos en la menstruación. En la mayoría de los casos, no hay nada de qué preocuparse.

¿Cuándo aparecen los coágulos en la menstruación?

Los coágulos menstruales aparecen con más frecuencia el primer y segundo día de la menstruación. La razón es simple: los primeros días menstruales son los más pesados. Sin embargo, es importante que tengas en cuenta que los coágulos menstruales pueden formarse en cualquier momento del periodo, en especial si se tienen reglas abundantes.

los coagulos pueden aparecer en cualquier momento de la menstruación, aunque aparecen más los dos primeros días

¡Hablemos de la apariencia! ¿Cómo son los coágulos menstruales?

Si nos fijamos en el color, los coágulos menstruales pueden ser:

  • Rojo oscuro. Comunes en cualquier ciclo o día del periodo.
  • Rojo intenso. Normales en los primeros días de la regla.
  • Amarronados. Aparecen en los últimos días de la menstruación o cuando el flujo menstrual se mezcla con los restos de sangre de las reglas pasadas.
  • Rojo violáceo. Especialmente, ante menstruaciones abundantes.

En cuanto al tamaño, los coágulos menstruales normales tienen una dimensión que va desde los 3 mm hasta los 5 mm. ¿Podrían ser más grandes? Realmente, sí. Lo importante es que no superen los 0,25 mm. En casos como estos, podría haber algo preocupante detrás.

¿Cómo medir los coágulos menstruales?

La mejor forma de controlar tus coágulos menstruales es conociendo la apariencia de tu flujo vaginal normal. Recuerda que cada cuerpo es un mundo y que tus coágulos pueden ser más grandes o más pequeños que los de tus amigas cercanas.

Si notas coágulos más grandes que una moneda de un euro en tu braguita menstrual Loop, mantén la calma y programa una visita con el/la ginecólogo/a. Coméntale todo lo que recuerdas de tu ciclo menstrual: nivel de molestias de los cólicos menstruales, síntomas del síndrome premenstrual, duración de la regla, entre otros. De esta manera, le ayudarás a encontrar la causa.

Alerta. Fuera del sangrado de implantación, no deberías sangrar o expulsar coágulos durante el embarazo. Si notas un coágulo grande y grisáceo en tu braguita durante el tiempo de gestación, ¡visita un centro de urgencias! Podría ser una señal de infección o aborto espontáneo.

¿Todas las mujeres notan coágulos en su menstruación?

Sí y no. Vamos a profundizar en esta respuesta. Podríamos decir que, al menos una vez en su vida, todas las mujeres han visto coágulos en su flujo menstrual. No obstante, la química corporal de cada persona es diferente. Quienes suelen tener periodos abundantes, se quejan mucho más de los coágulos menstruales que otras mujeres. De hecho, aparecen en casi todas sus reglas.

Hay ciertas etapas en la vida de la mujer que podrían provocar coágulos, aun cuando no hayan aparecido en periodos anteriores. Después del embarazo, durante la perimenopausia y en la adolescencia hay una probabilidad mayor de formación de coágulos menstruales.

Coágulos menstruales – ¿Cuándo acudir al médico?

Como ves, los coágulos menstruales son perfectamente normales (al menos en la mayoría de los casos). Sin embargo, hay algunas señales que, de presentarse, deberían alertarte de hacer una visita al ginecólogo. Si tus coágulos menstruales son muy grandes, ¡mantente atenta a otros síntomas!

  • Muchos días de sangrado
  • Ansiedad o fatiga extrema
  • Sangrado leve fuera de la regla
  • Menstruaciones muy abundantes
  • Cólicos menstruales incapacitantes
  • Fuertes síntomas del síndrome premenstrual

En casos como estos, es importante que acudas a tu médico de confianza, ya que podría haber alguna enfermedad o afección detrás de los coágulos menstruales anormales. Veamos algunos ejemplos:

Fibromas uterinos

Una menstruación pesada acompañada de coágulos grandes, muchos días de sangrado y dolores intensos en el bajo abdomen suele ser una clara señal de fibromas uterinos, en especial si también se tiene un spotting menstrual (sangrado leve fuera de la regla) frecuente.

Los fibromas uterinos son quistes benignos, es decir, no cancerígenos; que no suelen provocar problemas graves. Entonces, ¿por qué deberías acudir al médico? Porque los fibromas pueden llegar a ser muy molestos.

Además de cólicos menstruales y un flujo menstrual bastante pesado, podrían llegar a generar problemas de postura, dolores lumbares, distintos tipos de anemia, entre otros.

Hipotiroidismo

Cuando los coágulos de tamaño anormal vienen con ansiedad, fatiga extrema, ciclos irregulares y un fuerte cuadro del síndrome premenstrual; la causa podría estar en la tiroides. El hipotiroidismo suele afectar el ciclo menstrual generando un flujo pesado, cambios abruptos de humor, somnolencia y una mayor sensibilidad ante las variaciones hormonales: acné, náuseas o cefaleas premenstruales, etc.

Endometriosis

La endometriosis es una enfermedad inflamatoria que provoca que el revestimiento del endometrio crezca fuera de la cavidad uterina. Cuando esto sucede, las mujeres suelen tener, además de menstruaciones con coágulos grandes, reglas sumamente dolorosas. Incluso podrían llegar a experimentar un dolor similar al cólico menstrual fuera del periodo.

Nota. Lo mismo sucede en el caso de la adenomiosis, aunque el crecimiento del revestimiento uterino, en este caso, ocurre en las paredes musculares uterinas.

Trastornos de la sangre

La sangre, ya sea por genética o como consecuencia de algún medicamento (como la aspirina o ácido acetilsalicílico), puede provocar un déficit o exceso de proteínas de factor de coagulación. La hemofilia y la trombofilia son tan solo dos ejemplos de ello.

Síndrome de ovarios poliquísticos

El síndrome de ovarios poliquísticos también puede ser la causa de una menstruación con coágulos anormales. Si, además de coágulos grandes, tienes ciclos irregulares con períodos de amenorrea y dismenorrea, cambios físicos (como exceso de vello facial, un fuerte cuadro de acné, etc.) o resistencia a la insulina; no dejes de visitar al médico para que te ponga en control.

Estrés y cambios hormonales

El estrés como el insomnio, la apnea de sueño, la depresión, el ejercicio extremo, las subidas o bajadas importantes de peso y los trastornos alimentarios, provocan alteraciones hormonales que pueden influir en el volumen y apariencia del flujo menstrual y por ende, en el tamaño de los coágulos. Si notas algo fuera de lo normal, ¡anota tus síntomas y acude a tu médico de confianza!

¿Cómo reducir la aparición de los coágulos menstruales?

Los coágulos menstruales son un fenómeno natural, pero si te incomodan, podrías intentar reducirlos regulando el periodo. Mantenerte activa durante el mes sin entrenar más de la cuenta equilibrará la producción de melatonina (la hormona del sueño) y reducirá los efectos negativos del estrés. Por ende, estarás ayudando a tu cuerpo a restablecer el ciclo.

Bajar de peso (si te encuentras en sobre peso) también es recomendable porque con ello aumentas la sensibilidad a la insulina, combatiendo así una de las principales causas de los ovarios poliquísticos. Asegúrate de consumir alimentos ricos en vitamina C para fomentar la absorción de hierro, no te saltes las consultas con el ginecólogo y toma suficiente agua en el día.

Tu opinión nos importa ¡déjanos un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Estamos a tu disposición

¿Una pregunta sobre nuestros productos? ¿Una sugerencia? Contacta con nosotros, estamos aquí para ayudarte.

Envío rápido*

Envío gratis a España a partir de 30€. Encuentra toda la información en nuestra página ENVÍOS
*Salvo información especial en los productos

Devoluciones gratuitas

¿Problemas con la talla de tu braga? ¿Algún error con tu pedido? ¡No te preocupes! aquí estamos para encontrar una solución

Pago rápido y seguro

Haz tu pedido sin preocuparte, todos los pagos e informaciones de esta web son seguros.