¿Por qué puedes sentir náuseas antes de la regla?

¿Alguna vez te has sentido mareada o incluso con náuseas antes del día rojo? ¡No eres la única! La segunda mitad del ciclo menstrual inicia con un montón de cambios hormonales que generan algunos síntomas molestos (uno de ellos, las náuseas).

Por lo general, los expertos consideran que los calambres y cólicos en el bajo abdomen, los dolores de cabeza, el acné y las náuseas antes de la regla forman parte de algo que ya conoces como síndrome premenstrual (SPM).

Quizás por eso, no debería sorprendernos que estos mareos y ganas de vomitar hayan sido bautizados como náuseas premenstruales.

¿Qué son las náuseas premenstruales?

Las náuseas premenstruales son similares a cualquier otro tipo de náuseas. En palabras simples, podríamos definirlas como ese malestar estomacal que precede al vómito.

La diferencia entre las náuseas premenstruales y las demás que has experimentado a lo largo de tu vida está en la fecha del calendario: normalmente, aparecen de 7 a 10 días antes de la llegada de la regla.

Sabemos que las náuseas premenstruales son molestas, pero -afortunadamente- no son duraderas ni muy intensas. De hecho, a veces se activan solo ante un olor o comida específica.

¿Sabías que… las náuseas premenstruales también se definen como el asco o repulsión a la comida? Si bien no es común, en algunos casos pueden ser tan fuertes que provocan arcadas e incluso el vómito. Pero, ¡tranquila! Aunque sean intensas, es normal sentirlas y suelen ser inofensivas.

¿Por qué podrías sentir náuseas antes de la regla?

Las náuseas premenstruales forman parte del síndrome premenstrual. Por tanto, lo que se esconde detrás de ellas se resume en un desbalance hormonal. Según los expertos, durante esta segunda fase del ciclo hay un ácido graso (llamado prostaglandina) que -en sus niveles más altos- produce náuseas premenstruales, hinchazón, sensibilidad en las mamas, estreñimiento, cefaleas y dolores de espalda.

La prostaglandina es segregada por el organismo para ayudarlo a deshacerse del revestimiento uterino, es decir, tiene un papel fundamental en la menstruación. Si combinas su efecto con los cambios cíclicos de las hormonas sexuales –estrógeno y progesterona– obtendrías un cuadro de SPM con posibles náuseas premenstruales.

Ahora bien, aunque no podemos negar que las hormonas tengan mucho que ver en este tema, hay otras posibles causas para sentir náuseas antes de la menstruación:

  • Déficit nutricional. Que no necesariamente es sinónimo de mala alimentación o anemia. A veces, el cuerpo necesita un extra de nutrientes o sufre de una incapacidad temporal para absorber las vitaminas y minerales contenidos en la comida. Una bajada en los niveles de calcio y magnesio aumenta la sensibilidad del organismo ante el SPM y, en consecuencia, podría producir náuseas premenstruales.
  • Trastornos endocrinos. Enfermedades como la resistencia a la insulina, la diabetes y el hipotiroidismo suelen agravar los síntomas asociados al síndrome premenstrual. Regular la producción hormonal de la tiroides y la respuesta del cuerpo ante la insulina y el consumo de glucosa puede ayudar a mejorar la sintomatología.
  • Desnivel de serotonina. La serotonina es un neurotransmisor cerebral que regula el estado de ánimo. Cuando los niveles de serotonina decrecen, la sensibilidad ante los cambios hormonales se eleva como la espuma. Generalmente, una bajada de serotonina viene acompañada de depresión premenstrual, pero también podría generar náuseas y vómitos.
  • Trastorno disfórico premenstrual. El trastorno disfórico premenstrual (TDPM) es como el hermano mayor del síndrome premenstrual. Su sintomatología es prácticamente la misma. La diferencia está en la intensidad de los síntomas. Es por ello que las mujeres con TDPM suelen ser más propensas a sentir náuseas premenstruales.
  • Endometriosis. Cuando el crecimiento del revestimiento uterino se escapa de la cavidad y crece descontroladamente en la zona abdominal (endometriosis) puede provocar diversos malestares gastrointestinales, entre ellos, gases, diarrea, dolor abdominal, hinchazón y náuseas premenstruales.

¿Cuánto duran las náuseas premenstruales?

No hay una respuesta simple o definitiva para esta pregunta. Lo que se sabe hasta ahora es que pueden comenzar entre 1 y 2 semanas antes de la llegada del periodo y que suelen desaparecer con la bajada de la regla.

Sin embargo, ten en cuenta que podrían durar un poco más (aproximadamente, hasta el tercer día del ciclo menstrual).

Consejo de Loop. Las náuseas premenstruales pueden ayudarte a predecir la llegada de la regla. ¿Nuestra recomendación? Durante los días previos al periodo, usa una braguita menstrual para flujos y sangrados leves, como la tanga London. Así, te protegerás de un posible manchado sin dejar de sentirte cómoda y radiante.

¿Debería preocuparme si siento náuseas antes o durante el periodo?

Todo depende de tu cuerpo. Como sabrás, cada mujer es un mundo. Durante el síndrome premenstrual, algunas mujeres solo presentan hinchazón en las mamas, mientras que otras tienen un cuadro sintomatológico completo y mucho más intenso.

Por eso es importante prestar atención a los cambios que ocurren en tu organismo antes, durante y después de la menstruación. Eso te ayudará a crear tu propio concepto de “normal” y así identificar si hay algo fuera de lo común.

Consejo de Loop. Llevar un diario de síntomas te ayudará a visualizar tu propio patrón premenstrual con más facilidad. Si notas algo fuera de lugar, ¡consúltalo con tu médico de confianza!

La intensidad de los síntomas también es útil para determinar si esas náuseas que sientes son normales o no. Normalmente, las náuseas premenstruales no son tan fuertes.

Recuerda: las náuseas premenstruales son inofensivas, pero podrían llegar a ser una señal de alerta de endometriosis, infección vaginal o enfermedad pélvica inflamatoria si vienen acompañadas de:

Ante dos o más de estos síntomas, ¡pide una cita con tu ginecólogo! Es importante descubrir la causa detrás de la sintomatología para seguir el tratamiento adecuado.

Náuseas premenstruales versus náuseas durante el embarazo. ¿Cómo distinguirlas?

Si tu ciclo es irregular y tuviste relaciones sexuales sin protección o planeas quedar embarazada es posible que te preguntes cómo distinguir las náuseas premenstruales de un embarazo.

Si bien tener una fecha aproximada para la llegada de la regla sería un dato útil y relevante, hay otras formas de descubrir qué tipo de náuseas estás sintiendo:

  • Las náuseas premenstruales ocurren justo después de la ovulación, mientras que las náuseas en el embarazo aparecen en la novena o décima semana de gestación.
  • Las náuseas premenstruales no suelen durar mucho. En el peor de los casos, estarán presentes por 1-2 semanas. En cambio, las náuseas en el embarazo se quedan por semanas e incluso meses. Normalmente, desaparecen al finalizar el primer trimestre del embarazo, pero podrían durar mucho más.

Recuerda. Si sospechas que estás embarazada, ¡hazte una prueba rápida! En la actualidad, los test de embarazo caseros tienen un nivel de precisión muy alto. En caso de arrojar un positivo, no olvides hacer una cita con tu ginecólogo. Los cuidados prenatales son muy importantes durante la gestación.

¿Cómo aliviar las náuseas premenstruales?

Si sueles sentir náuseas premenstruales una o varias veces al año, ¡no te desanimes! Piensa que no estás sola y que solo se trata de algo momentáneo. Una práctica simple, como salir a dar un paseo al aire libre, reduce las arcadas y las ganas de vomitar. ¿Por qué? Porque incrementa la oxigenación y la circulación sanguínea.

En Loop, hemos investigado este tema con lupa y te traemos un par de trucos más que podrían ayudarte a mantener las náuseas premenstruales a raya. Esto será tu as bajo la manga:

  • Mantenerse hidratada. Antes y durante la regla, el cuerpo retiene y pierde más agua de lo normal. Mantenerte hidratada y reducir el consumo de sal te ayudará a minimizar las náuseas y cualquier otro síntoma del síndrome premenstrual.
  • Cóctel de vitaminas. Incrementar el consumo de vitamina B-6, D, E, ácido fólico, calcio y magnesio reduce la intensidad de las náuseas (e incluso las saca del mapa). Trata de incluir legumbres, espinacas, frutos secos, mariscos, aguacate, avena de grano entero, salmón, aceite de oliva y semillas de girasol en tu dieta diaria y te sentirás mucho mejor.
  • Confiar en la naturaleza. Algunos ingredientes naturales han demostrado su eficacia ante las náuseas premenstruales. El más famoso es el jengibre, pero hay otros, como la manzanilla y la menta. Añade una pizca de jengibre a tus ensaladas y postres o toma una infusión de menta a diario durante la semana previa al periodo. Esto te ayudará con las náuseas premenstruales.

Si las náuseas premenstruales y los demás síntomas del SPM interrumpen tu rutina, ¡no dejes de comentárselo al ginecólogo! Siempre que tu caso particular lo permita, podrías buscar y encontrar alivio en la terapia hormonal o la píldora anticonceptiva.

Ambos métodos han demostrado su utilidad en el tratamiento y reducción de los síntomas del síndrome premenstrual. Por ende, funcionan muy bien contra las náuseas menstruales.

Descubre algunos modelos de las bragas menstruales Herloop :

Acn̩ hormonal del SPM РCuando los granitos premenstruales son la regla

Según un artículo publicado en The Journal Clinical and Aesthetic Dermatology, al menos un 65 % de las mujeres notan un par de granitos nuevos antes de la regla. ¿La causa? La misma que hay detrás de la hinchazón, calambres y mal humor previo al periodo: el síndrome premenstrual (SPM).

Esos granitos dolorosos y repentinos se conocen en el mundo científico como acné hormonal del SPM. En este articulo, descubriremos los misterios detrás del acné premenstrual y también algunos trucos para aliviarlo un poco.

Pero primero, ¿qué es el acné premenstrual?

El acné premenstrual es uno de los tantos tipos de acné hormonal que existen en el mundo dermatológico. En apariencia, puede ser tan leve como 1-2 espinillas o tan fuerte como un brote moderado.

Este tipo de acné hormonal es similar al que aparece durante el embarazo o en plena crisis endocrinológica. La respuesta, como siempre, está en los niveles hormonales y su interacción con otras sustancias segregadas por el organismo.

¿Sabías que… el acné hormonal se manifiesta también en otras etapas, como la pubertad y la perimenopausia? Si bien no estaríamos ante un acné premenstrual, el origen es básicamente el mismo: un desequilibrio hormonal.

Causas del acné cómo síntoma del síndrome premenstrual

Un ciclo menstrual se lleva, en promedio, 28 días. Durante esos 28 días, habrá una fiesta hormonal en el cuerpo. En la primera etapa del ciclo, la progesterona hará su aparición (y será en grande). Sus niveles se elevarán hasta el límite para decrecer después de la ovulación.

Los niveles de estrógeno también fluctúan a lo largo del ciclo; así como las prostaglandinas que son segregadas por el organismo. Pero realmente la culpable de los granos hormonales del SPM es una hormona diferente: la testosterona.

Verás: antes y durante la regla, los niveles de testosterona alcanzan su pico máximo produciendo una serie de cambios en el cutis. Al combinar estas altas dosis hormonales con los efectos de la progesterona -que también estimula la producción de sebo cutáneo- obtenemos uno o varios poros obstruidos.

Si la testosterona sigue subiendo, las glándulas sebáceas de la piel secretarán aún más sebo, empeorando la condición. La grasa acumulada debajo de la superficie de la dermis (junto a la reacción inmunitaria del organismo) causará, además de hinchazón y picor, uno o varios granitos.

El tamaño, intensidad y aparición del acné hormonal dependerá de varios factores. Mientras que algunas mujeres no notan más que un brillo especial (producido por el extra de lubricación de las glándulas sebáceas) otras pueden sufrir de un brote de acné completo.

Hasta ahora, hemos visto los dos extremos. Sin embargo, muchas mujeres no desarrollan más que un par de espinillas o, en el peor de los casos, comedones blancos y pequeñas pústulas.

Recuerda. La testosterona no es una hormona 100 % masculina. Las mujeres también son capaces de producirla. La diferencia está en la concentración que, en el cuerpo femenino, es mucho más baja.

¿Cuándo aparece el acné premenstrual?

Podrás ver los primeros signos de acné hormonal durante el síndrome premenstrual, es decir, unos 7-10 días antes de la llegada de la regla. Justo en esta etapa, los niveles de estrógeno bajarán radicalmente abriéndole paso a la progesterona y testosterona.

La ciencia detrás del acné premenstrual es más simple de lo que parece: tanto la testosterona como la progesterona promueven cambios cutáneos. El cutis se sentirá más graso, segregará más sebo de lo normal y la piel se inflamará con facilidad.

¿El resultado? Uno o varios poros obstruidos con grasa, restos de maquillaje, polvo y suciedad que terminará cerrándose para crear un granito premenstrual.

Consejo de Loop. ¡No pellizques tus granitos premenstruales! Además de empeorar la situación, podrían quedarte marcas en la piel.

¿Cómo reconocer los granitos antes de la regla? Tipos de acné hormonal en el SPM

No todos los granitos premenstruales son iguales. Los más comunes son los comedones (puntos blancos que producen picor e inflamación) pero también podrían aparecer otros:

  • Pústulas. Es decir, los granitos de toda la vida. A diferencia de los demás, las pústulas son rojas, pequeñas y casi planas.
  • Puntos negros. También conocidos como comedones abiertos. La distinción entre un punto negro y un punto blanco o comedón clásico está en que no tienen cierre y quedan al ras de la piel. De ahí su apariencia.
  • Quistes de grasa. No son muy frecuentes, pero pueden aparecer durante el síndrome premenstrual, en especial si se tiene un problema de acné subyacente. Los quistes son bultos grandes, duros y dolorosos del color de la piel.
  • Pápulas cutáneas. Parecidas a las pústulas, pero con una diferencia: estos granitos están inflamados y pueden venir acompañados de ardor, sensibilidad o picor.

Ahora que ya conoces los tipos de acné hormonal del síndrome premenstrual, es momento de hablar de dónde aparecen. El cutis es la zona preferida de los granitos premenstruales, justo en la mandíbula, barbilla y cuello. No obstante, también podrían brotar en otros lugares, como la espalda.

Recuerda. El acné hormonal del SPM te permite tener una idea bastante clara de cuándo llegará la regla. No sería una mala idea comenzar a usar una braguita menstrual ante la primera señal.

¿Qué tan común es el acné hormonal en el síndrome premenstrual?

6 de cada 10 mujeres han tenido, tienen o tendrán acné premenstrual en cualquiera de sus formas y niveles de intensidad. Sin embargo, es más frecuente ante ciertos escenarios:

  • En el puerperio
  • Durante la pubertad
  • Después de la menarquia
  • Antes y durante la perimenopausia

Quienes sufren de trastornos endocrinos (como la diabetes, hipotiroidismo, hipertiroidismo, resistencia a la insulina, etc.) son más propensos a luchar contra el acné premenstrual.

Recuerda. Según las últimas investigaciones, el acné premenstrual suele ser más fuerte durante la adolescencia. No obstante, 54 % de las mujeres lo siguen experimentando en edad adulta.

¿Cómo combatir el acné hormonal del SPM?

Hay varias maneras de luchar contra el acné hormonal. Pero, ¡cuidado! El tratamiento adecuado dependerá de su grado, tipo, prevalencia e intensidad. Si tu acné hormonal es leve y no perjudica tu vida diaria, puedes seguir los siguientes consejos para reducirlo:

  • Cuidar el cutis. En especial, durante la tercera semana del ciclo menstrual (que es cuando los niveles de testosterona aumentan). Crea una rutina óptima de cuidado de la piel que incluya desmaquillante, algún gel limpiador, tonificante y crema hidratante. Recuerda escoger productos aptos para tu tipo de cutis. De lo contrario, podrías provocar el efecto contrario.
  • Protegerse del sol. El sol y el calor excesivo potencian los efectos del acné hormonal. Acostúmbrate a usar un protector solar con un factor de protección alto (+30 FPS) para evitar que se agrave el problema. Utilizar protector solar a diario también te ayudará a prevenir el envejecimiento prematuro y las marcas de acné. Así que será un ganar-ganar por donde quiera que lo mires.
  • Mantenerse activa. Hacer ejercicio o practicar algún deporte permite que la piel se limpie de manera natural, ya que los poros eliminan la suciedad y bacterias a través del sudor. ¡Ya tienes otra razón abandonar el sedentarismo!
  • Usar mascarillas faciales. Hay ingredientes naturales que previenen y combaten el acné hormonal. Nuestro preferido es la miel de abeja por sus propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias. Además, ¡deja la piel como una seda! Puedes aplicarla sola o con algunos copos de avena. ¡Te verás estupenda!
  • Prestar atención a la alimentación. Y también a la ingesta de agua. Hidrátate bien y trata de alejarte de los alimentos procesados, especialmente durante la segunda fase del ciclo menstrual.

¿Tienes un brote de acné premenstrual severo? En este caso, tu mejor opción será visitar al dermatólogo o a un naturopata. Algunas cremas con retinoides, hormonas y otras fórmulas han demostrado su eficacia en el control y tratamiento de las pústulas y comedones. Tomar la píldora anticonceptiva también podría ser una buena opción porque su composición controla las fluctuaciones hormonales.
Eso sí: recuerda que solo un especialista podrá determinar cuál es el tratamiento más adecuado para tu acné hormonal. Si intentas eliminarlo por tu cuenta, podrías terminar empeorando el cuadro.

Descubre las diferentes bragas menstruales Herloop:

Todo sobre la depilación íntima (en un vistazo)

La eliminación del vello púbico, en cualquiera de sus formas, se percibe desde hace un par de décadas como una práctica estética, saludable e higiénica. Pero, ¿realmente lo es? Eso es lo que trataremos de descubrir en éste artículo.

En Loop pensamos que la depilación íntima, más que una moda, es una decisión personal. A fin de cuentas, si bien forma parte de un hábito que ha calado con fuerza en la sociedad, no está exento de consecuencias.

Independientemente de si la amas, la odias o te da igual; es un tema que no podemos dejar por fuera, ¿no crees? Por eso vamos a profundizar sobre ello.

¿Qué es la depilación íntima femenina?

La depilación íntima femenina no es más que la eliminación parcial, total, temporal o definitiva del vello púbico. Las zonas a tratar suelen incluir la entrepierna, el pubis o monte de Venus y el área perianal.

Tipos de depilación femenina hay muchos. Sus efectos, acabados y -por qué no- desventajas, dependerán del que se escoja.

Mitos y verdades sobre la depilación íntima femenina

las verdades y los mitos sobre la depilación

Depilación definitiva, depilación con cera, depilación con cuchilla… Todas ellas están rodeadas de mitos. ¿Te preguntas qué es verdad y qué no? ¡Quédate con nosotros! En Loop, nos encanta derribar barreras.

#1 La depilación íntima reduce la incidencia de ladillas genitales – (Cierto)

La ausencia de vello púbico en la zona genital impide que las ladillas aniden en la piel.

#2 La depilación íntima mejora la higiene vaginal – (Falso)

De hecho, podría tener efectos adversos. El afeitado y otros métodos de depilación están relacionados con un incremento en los diagnósticos de infecciones dérmicas y también con desequilibrios del pH vaginal.

Esto podría hacer que la mujer sea susceptible ante ciertos tipos de hongos y, por ende, experimentar cambios en el flujo vaginal.

#3 La depilación íntima elimina el mal olor en la zona vaginal – (Falso)

El vello púbico no está relacionado con el mal olor vaginal. Sí, es cierto que la vagina tiene un olor característico, pero este es perfectamente normal. Un hedor insoportable suele ser sinónimo de infecciones vaginales y estas son más frecuentes en mujeres que eliminan el vello púbico.

#4 La depilación íntima se ha convertido en una tendencia estética – (Cierto y falso al mismo tiempo)

Sí. La depilación íntima femenina es una tendencia que ha calado con fuerza, en especial en la población joven. Sin embargo, no debe relacionarse con la belleza o la sensualidad.

Una vulva depilada es igual de hermosa que una al natural. ¿Qué quiere decir esto? Que nadie debería sentirse obligado a depilarse: eliminar el vello es una decisión personal que no recae sobre los amigos, la sociedad o la pareja.

#5 La depilación íntima genera irritación, vellos encarnados y forúnculos – (Cierto, pero no en todos los casos)

El problema específico y su incidencia dependerá del método de eliminación del vello. Tanto el afeitado como la depilación con cera pueden abrirle paso a la irritación, pero uno más que otro.

Pasarse la cuchilla está relacionado, además, con la aparición de vellos encarnados y forúnculos (folículos pilosos obstruidos que terminan infectándose generando inflamación, dolor y pus).

No obstante, hay métodos -como la depilación definitiva o con luz pulsada- que se alejan de estos efectos negativos.

#6 La depilación íntima podría elevar el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual – (Cierto)

Los especialistas de la salud han detectado un incremento entre la depilación genital y el aumento de diagnósticos de enfermedades de transmisión sexual, como el virus del papiloma humano (VPH), clamidia y hepatitis C.

¿Por qué sucede esto? Porque el vello púbico es el encargado de proteger a la vulva y a la vagina de elementos externos, suciedad y bacterias. Además, reduce la fricción durante las relaciones sexuales, disminuyendo el riesgo de contraer una ETS por contacto.

Depilación íntima femenina, ¿buena o mala decisión?

Optar por la depilación intima ¿es buena o mala idea?

Más que buena o mala decisión, ¡es tuya! Si deshacerte del vello púbico no te parece una buena idea, ¡no hay problema! Si, por el contrario, quieres olvidarte de él para siempre, ¡tampoco lo hay!

La decisión que tomes, ¡estará bien! A fin de cuentas, hay maneras de compensar los contras de la depilación íntima para tener una salud vaginal óptima.

Consejo de Loop. Puedes reducir el riesgo de irritación, ardor y vellos encarnados usando ropa íntima 100 % de algodón. En cuanto a la higiene menstrual, te recomendamos escoger un método de protección que no impida la transpiración, como las braguitas Loop. ¡Te quedaran como anillo al dedo!

Los 5 métodos de depilación femenina más populares del mundo

Atrás quedaron los días en los que el único método de depilación íntima disponible era una cuchilla de afeitar. Ahora hay una gran variedad de opciones, desde espumas depilatorias hasta depilación definitiva con láser. Veamos cuáles son los más populares:

#1 Cuchillas de afeitar

El afeitado con cuchillas es la alternativa más rápida y económica para la depilación íntima femenina. Sin embargo, eso no lo convierte en el más recomendable. Sí, es cierto que corta el vello al ras y que se puede hacer en casa sin ningún tipo de ayuda.

No obstante, los resultados no son duraderos (1-3 días) y podría incrementar el riesgo de tener vellos encarnados, furúnculos, irritaciones, ardor y picazón.

#2 Depilación con cera

depilación con cera, una opción para retrasar el crecimiento del vello

La depilación íntima con cera deja la piel mucho más suave y minimiza las irritaciones y vellos encarnados. ¿Tiene contras? Sí: no es precisamente indolora y sus efectos son temporales. No obstante, retrasa el crecimiento del vello hasta por 4-6 semanas.

¿Sabías que… la fase del ciclo menstrual podría influir en la cantidad de dolor que se siente en una sesión de depilación con cera? Después de la ovulación el umbral del dolor disminuye haciendo que el cuerpo amplifique su respuesta ante los estímulos externos.

#3 Depilación definitiva con láser

la depilación laser ha sido aprobada por médicos y especialistas

La depilación definitiva con láser ha dejado atrás a los métodos tradicionales. ¿La razón? Además de tener el poder de eliminar los vellos para toda la vida, se ha ganado la aprobación de los médicos y especialistas.

Ahora bien, se debe tener cuidado porque no todas las técnicas de depilación definitiva son iguales. La mejor, según los doctores, es la depilación con láser de diodo porque:

  • Es completamente indolora.
  • Es apta para todo tipo de pieles.
  • Elimina el 90 % del vello púbico en 8-10 sesiones.

Por supuesto, no todo es una maravilla. La depilación definitiva con láser de diodo no funciona en los vellos canosos. Además, el adjetivo “definitivo” estaría de más: es posible que se necesiten retoques en el futuro.

Esto sucede porque el cuerpo humano se regenera una y otra vez (y el folículo piloso de la vulva no es una excepción).

Nota. La depilación definitiva es más costosa que la depilación con cera, la cuchilla de afeitar o cualquier otro método de depilación disponible en el mercado.

#4 Crema depilatoria

La crema depilatoria es un método rentable e indoloro que elimina el vello temporalmente de manera fácil y rápida.

La fórmula se aplica directamente sobre la piel. Después de un tiempo de reposo -que cambia según la marca- se aclara con abundante agua. Sus efectos son parecidos al afeitado, aunque tiene el poder de retardar el nacimiento del vello. Y es que, la crema, a diferencia de la cuchilla, penetra en el folículo piloso.

Hay algo que se debe tener en cuenta y es que las cremas depilatorias solo deberían utilizarse en la zona del bikini. Sus químicos son muy fuertes para un área tan delicada como la genital.

Por otro lado, este método está contraindicado en personas alérgicas o con pieles sensibles porque su fórmula suele ser abrasiva.

#5 Depilación íntima con IPL

La depilación íntima con IPL (luz pulsada o fotodepilación) ha ganado adeptos en los últimos años porque no es tan costosa como la depilación con láser, ofrece mejores resultados que el afeitado y es “casi” definitiva.

En este caso, el secreto está en la inhibición del crecimiento del vello. El dispositivo -que se puede comprar para tener en casa- emite unos flashes de luz con diferentes ondas que, al tener contacto con el folículo, provocan la caída del pelo.

La aplicación gradual e intermitente será la clave de la duración de sus efectos. Y es que, después de completar las sesiones, la zona genital puede quedar libre de vellos hasta por 6 meses.

Nota. En la fotodepilación, el color y tipo de vello o de piel importan, ¡y mucho! La luz pulsada no funciona apropiadamente sobre vellos que carecen o tienen poca melanina. También hay algunas contraindicaciones para pieles oscuras.

Descubre los diferentes modelos de bragas menstruales Herloop :

¿Qué es el trastorno disfórico premenstrual o TDPM?

Al menos la mitad de la población mundial tiene, ha tenido o tendrá la menstruación. Y es que, la regla es una expresión natural del cuerpo femenino. Sin embargo, hay un par síntomas asociados a la llegada del periodo que no son tan comunes y que pueden confundirse fácilmente con el síndrome premenstrual. Hablamos del trastorno disfórico premenstrual o TDPM.

¿El trastorno disfórico premenstrual (TDPM): qué es?

El trastorno disfórico premenstrual (TDPM) es una forma severa del síndrome premenstrual (SPM). En palabras simples, es una afección endocrina que aparece aparentemente, por un desequilibrio hormonal.

¿Por qué decimos “aparentemente”? Porque ni siquiera los expertos están 100 % seguros de que esa sea la causa. No obstante, los últimos estudios arrojan que la sensibilidad ante los cambios hormonales es la principal razón de sus síntomas.

¿Sabías que… el síndrome premenstrual también es provocado por el cambio hormonal que experimenta el cuerpo de la mujer a lo largo del ciclo?

Lo que se sabe hasta ahora. TDPM: causas posibles

Se puede deber al cambio drástico en las hormonas

¿Cuáles son las causas del TDPM? Como decíamos en la sección anterior, los expertos aún no tienen una respuesta final para esta pregunta. La tesis mayoritaria sostiene que los síntomas del trastorno disfórico premenstrual son generados por 1) cambios hormonales abruptos que aparecen en la segunda mitad del ciclo menstrual y 2) un alto nivel de sensibilidad a estas variaciones.

Si bien el TDPM está en plena investigación, se han encontrado algunas afecciones o condiciones que podrían elevar el riesgo de que una mujer lo sufra en el futuro:

  • Alteraciones de neurotransmisores, específicamente en los niveles de serotonina y dopamina.
  • Factores hereditarios. Parece que podría haber un gen que incrementa el riesgo de desarrollar TDPM.
  • Haber sido diagnosticada con trastornos o episodios psicoafectivos, como la depresión clínica y ansiedad.

Algunos profesionales de la salud relacionan el aumento del cortisol (la hormona del estrés) y los desórdenes en la tiroides con el TDPM.

¿Qué tan común es el trastorno disfórico premenstrual?

una gran parte de mujeres sufre de SPM pero muy pocas son las afectadas por el TDPM

El TDPM es una condición recurrente que puede llegar a ser incapacitante. Afortunadamente, no es tan común como el síndrome premenstrual (que afecta a 5-7 de cada 10 mujeres al menos una vez en la vida). Según las investigaciones recientes, entre el 3 % y el 5 % de las mujeres en edad fértil experimentan sus síntomas.

Dato curioso. El trastorno disfórico premenstrual puede manifestarse tan pronto como después de la primera regla, pero esto no es común. Los estudios de prevalencia indican que las mujeres de 30 a 40 años de edad son las más afectadas.

Pero, ¿cuándo aparecen los síntomas del TDPM?

La llegada de los síntomas del trastorno disfórico premenstrual coincide con los del síndrome premenstrual. Por lo general, comienzan unos 7-10 días antes de la llegada de la regla; es decir, justo en la segunda mitad del ciclo.

Pueden atenuarse paulatinamente o desaparecer de forma abrupta con la bajada de la menstruación. No obstante, algunas mujeres han declarado que siguen luchando contra los síntomas incluso durante los primeros días del periodo.

¿Cuáles son los síntomas del trastorno disfórico premenstrual?

El TDPM está asociado a una sintomatología muy parecida a la del síndrome premenstrual. De ahí que sea tan difícil de diagnosticar. La diferencia principal está en el nivel de dolor o de incomodidad: el TDPM es mucho más severo.

Síntomas físicos del TDPM

dolores inexplicables durante el TDPM
  • Fatiga o cansancio sin razón alguna.
  • Migrañas y cefaleas sumamente fuertes.
  • Aumento de peso a causa de la retención de líquidos.
  • Dolor e hinchazón en los músculos y articulaciones.
  • Problemas digestivos, gases, diarrea o estreñimiento.
  • Sensibilidad mamaria. Podrías notar tus senos hinchados o con dolor.
  • Cambios en la alimentación. Generalmente, el TDPM viene acompañado de antojos o pérdida del apetito.
  • Problemas de sueño. El TDPM produce somnolencia, aunque hay mujeres que podrían sentir lo contrario (insomnio).

Nota. Aun cuando el TDPM puede estar presente en 3-5 de cada 100 mujeres del mundo, solo una de ellas desarrollará la sintomatología más extrema.

Síntomas emocionales del TDPM

existen sintomas emocionales que se presentan en el TDPM
  • Depresión.
  • Problemas de memoria.
  • Ansiedad o pánico súbito.
  • Llanto sin motivo aparente.
  • Cambios bruscos de humor.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Pérdida de interés en actividades que solían ser placenteras.

Una de las posibles razones de la falta de respuestas sobre el trastorno disfórico premenstrual es el sesgo de género en el estudio de las enfermedades; algo que se ha venido denunciando desde 1970. La rareza del trastorno en sí mismo podría ser otra de las causas.

¿Sabías que… muchas pacientes con TDPM han recibido diagnósticos psiquiátricos errados? Dentro de los más comunes, encontramos el trastorno bipolar, el trastorno de personalidad y la depresión clínica. Afortunadamente, la tasa de diagnósticos equivocados ha disminuido gracias al testimonio de varias mujeres valientes.

¿Hay cura o tratamientos para el trastorno disfórico premenstrual?

como mejorar el trastorno distrofico premenstrual

Lamentablemente, el TDPM no tiene cura o tratamiento específico. Los médicos suelen recomendar que las pacientes lleven un diario con los síntomas, además de una vida más saludable.

  • Es aconsejable reducir o eliminar el consumo de ciertos productos dañinos para la salud, como el alcohol y el tabaco.
  • Algunos médicos recomiendan activar la producción de serotonina con “alimentos de la felicidad”, como el chocolate negro. No obstante, no hay suficientes pruebas sobre su efectividad.
  • Trotar, correr, caminar, meditar, hacer yoga o practicar algún ejercicio puede ayudar a las mujeres con TDPM a reducir el estrés, la hinchazón y los dolores musculares. Incluso una respiración consciente sería beneficiosa.
  • Se ha demostrado que una alimentación equilibrada y rica en vitaminas B6, C, D y E; ayuda con la retención de líquidos y la fatiga. Cereales enteros, el aceite de oliva y los vegetales de hoja verde también podrían disminuir los síntomas.

Ahora bien, hay terapias con fármacos, como antidepresivos, analgésicos y píldoras anticonceptivas, que han mostrado su efectividad en el alivio de los síntomas.

Eso sí: no se recomienda tomar ningún medicamento sin un diagnóstico previo y la recomendación de un médico de cabecera. Si crees que sufres de TDPM, ¡no te automediques! Pide una cita con tu ginecólogo.

Trastorno disfórico premenstrual: test diagnóstico

La única forma de obtener un diagnóstico acertado es acudir al médico. No hay un examen específico para descartar TDPM. La evaluación médica suele estar compuesta por: un examen físico, eco abdominal, perfil tiroideo y una evaluación psicológica.

Mantener un calendario de síntomas puede ayudar al profesional de la salud a llegar a un diagnóstico acertado con más facilidad.Consejo. El mejor test de TDPM es comparar lo que sientes con el cuadro sintomatológico del trastorno. Si presentas dos o más de los síntomas antes de la llegada de la regla, ¡haz una cita con tu médico! Solo él podrá decirte si se trata de TDPM, SPM o cualquier otra afección.